Remedios Herbales

Los remedios herbales se refieren a cualquier preparación de hierbas destinada a tratar, prevenir o aliviar una dolencia física. Nuestra guía de remedios naturales le ayudará a sacar el máximo provecho a las propiedades curativas de las plantas.


¿Para qué son buenos los remedios herbales?

Los remedios herbales están diseñados para proporcionar los compuestos medicinales que se encuentran en muchas hierbas. Permiten un control de dosis más preciso que el que se obtiene mediante el consumo de plantas en forma culinaria, al tiempo que omiten las calorías adicionales y disimulan cualquier sabor desagradable.

Tipos de remedios herbales

Existen diferentes formas de preparar remedios naturales, de manera que éstos se adapten a las necesidades individuales. La presentación ideal variará dependiendo de la dolencia específica que se desee tratar, de la parte específica de la hierba que se usará o del compuesto activo de cada planta.

Presentaciones orales

Algunos tipos de remedios herbales se consumen por vía oral, de modo que puedan llegar a diferentes partes del cuerpo una vez que se absorben en el torrente sanguíneo. Esto los hace más versátiles y posiblemente más populares.

  • Las infusiones y tisanas son muy fáciles de preparar en casa y aptas para cuando usar hojas o pétalos.
  • Las decocciones son mejores para extraer los principios activos de cortezas o raíces, gracias a su mayor tiempo de cocción.
  • Las tinturas son más concentradas en fitoquímicos, y generalmente se diluyen en agua antes de consumirse, lo que facilita su conservación y garantiza su uso a largo plazo.
  • Los jarabes generalmente se prefieren para los síntomas que afectan la boca y la garganta, o para enmascarar sabores amargos.

Presentaciones tópicas

Estos remedios herbales están diseñados para ser absorbidos a través de la piel y frecuentemente se usan con fines cosméticos, aunque también proporcionan un rápido alivio para lesiones superficiales, dolores musculares y ciertas condiciones dermatológicas.

  • Los baños se usan con frecuencia para relajarse o tratar la fatiga muscular.
  • Las cataplasmas y compresas se usan principalmente para combatir el dolor agudo y localizado.
  • Los ungüentos o cremas son útiles para el tratamiento de lesiones cutáneas o para la prevención a largo plazo.

Los remedios herbales pueden ser una gran adición a su arsenal para lograr un estilo de vida más saludable. ¡Siéntase libre de navegar por nuestra colección y probarlos en casa!