Diente de león

El diente de león es una planta con mala reputación, frecuentemente considerada como una hierba invasora, pero que en realidad posee gran valor nutricional y medicinal. Conozca los beneficios del diente de león y sus formas de consumo. 

Datos básicos
Información general
  • Nombres comunesAchicoria de los montes, achicoria amarga, amargón, diente de león, meacamas, taraxaco
  • Nombre en MTCPu Gong Ying
  • Nombre científicoTaraxacum officinale
  • Distribución geográficaRegiones de clima templado en todo el mundo
  • Tipo de plantaHierba
  • Región nativaAsia, Europa
  • Principal uso económicoFitoterapia
  • Grupos alimenticiosHierbas
  • Parte más utilizadaRaíz, Partes aéreas
Diente de león

Aunque se desconoce el exacto lugar de origen del diente de león, la mayoría de científicos coincide en que esta planta surgió en una región conocida como Eurasia. Debido a su gran adaptabilidad, esta planta ha extendido su hábitat, y actualmente crece prácticamente en todo el mundo. Aunque muchos consideran al diente de león como una “mala hierba”, su valor está aumentando en la medida en que la ciencia comienza a validar su gran potencial para la nutrición y la salud.

Diente de león: Propiedades medicinales

Datos básicos (Propiedades medicinales)
  • Acción medicinalDiuretica, Hepatoprotectora
Propiedades medicinales del diente de león

Beneficios del diente de león

Debido a su escasa popularidad en la historia reciente, el uso medicinal del diente de león no ha sido suficientemente estudiado por la ciencia.  Sin embargo, se sabe que esta hierba tiene propiedades diuréticas y hepatoprotectoras, que tradicionalmente se han utilizado para: 

  • Estimular la micción. El diente de león se ha empleado popularmente para ayudar a eliminar el exceso de fluidos corporales y toxinas a través de la orina.

  • Mejorar la función hepática. Se piensa que consumir las hojas y la raíz de diente de león puede contribuir a mejorar los problemas digestivos ocasionados por un deficiente funcionamiento del hígado.

Además, se piensa que los compuestos amargos en el diente de león pueden contribuir a mejorar el apetito y los procesos digestivos; sin embargo, su mecanismo de acción aún se desconoce.

Cómo funciona

Si bien los mecanismos detrás de las propiedades medicinales del diente de león aún no se han explicado, la hierba cuenta con compuestos fitoquímicos que parecen ser responsables de muchas de sus acciones medicinales.

Se cree que los principales compuestos activos en el diente de león son lactonas sesquiterpénicas. Se ha observado que el extracto de hoja de diente de león puede inhibir la producción de sustancias inflamatorias en el cuerpo; sin embargo, no se sabe mucho sobre el mecanismo de acción detrás de estos efectos beneficiosos.

Por otro lado, la raíz de diente de león es rica en inulina, un tipo de carbohidrato que promueve una flora intestinal saludable y se considera como responsable de las propiedades digestivas de la hierba. La inulina no es digerida por el cuerpo humano, por lo que cuando pasa al colon se fermenta y alimenta la microbiota intestinal, lo que contribuye a una mejor digestión y promueve movimientos intestinales regulares.

Además, al igual que otras plantas, el diente de león contiene compuestos amargos, que ayudan a aumentar el apetito.

Otras hierbas, como los espárragos, el apio y el pepino, también exhiben propiedades diuréticas, en tanto que el boldo, la achicoria y la alcachofa contribuyen a proteger la función hepática y mejorar los procesos digestivos.

Efectos secundarios del diente de león

Los efectos secundarios causados por el diente de león son raros. Sin embargo,  algunas personas han reportado problemas renales y relacionados con la vesícula biliar después de consumir esta hierba. Debido a sus efectos diuréticos, el diente de león, puede interactuar con ciertos medicamentos.

Diente de león: Información nutricional

Información nutricional del diente de león

El diente de león (Taraxacum officinale) ha crecido en popularidad durante los últimos años gracias a su impresionante perfil nutricional. Debido a sus altos niveles de vitamina K (filoquinona), esta hierba puede considerarse como una gran fuente de este importante nutriente, que ayuda a la coagulación y se ha relacionado con una mayor densidad mineral ósea, lo que acelera la cicatrización y previene las fracturas.

A menudo erradicada de los jardines como una hierba invasora, esta planta  es una excelente fuente de vitamina A (a partir de carotenoides), que resulta esencial para la regeneración de los tejidos y ayuda a prevenir las enfermedades oculares, como el glaucoma y la degeneración macular.

Las hojas de diente de león también proporcionan buenas cantidades de vitaminas C (ácido ascórbico) y E (alfa-tocoferol). La vitamina C es un compuesto crucial para la absorción adecuada de hierro a base de plantas, así como para la formación de hueso y la inmunidad, mientras que la vitamina E fortalece el sistema inmunológico para que pueda luchar contra la invasión de bacterias y virus.

Además, el diente de león ofrece concentraciones adecuadas de vitaminas del complejo B, principalmente B1 (tiamina), B2 (riboflavina) y B6 (piridoxina), así como minerales esenciales, tales como calcio, hierro, magnesio, potasio, cobre y manganeso, con la presencia adicional de pequeñas cantidades de fósforo, zinc y selenio.

Cómo consumir diente de león

Cómo consumir diente de león

Aunque el diente de león no es una planta popular en la dieta contemporánea, sus hojas son comestibles y altamente nutritivas, pudiendo consumirse crudas o cocidas. Por otro lado, con base en descubrimientos científicos, han surgido nuevos usos medicinales del diente de león,  como suplementos y otras preparaciones medicinales a partir de la raíz de Taraxacum officinale.

Formas naturales

  • Crudo. Las hojas de diente de león se pueden utilizar crudas o cocidas, en ensaladas, en sopas, o como ingrediente en platos de pasta o mariscos. La raíz de diente de león, molida y tostada también funciona como un reemplazo del café descafeinado. Entre los chefs, el diente de león se considera dentro de la lista de hierbas amargas para uso culinario.

  • Decocción. Esta preparación se obtiene hirviendo las raíces de diente de león en agua durante unos minutos para concentrar sus compuestos amargos y beneficios diuréticos.

  • Infusión. Las raíces tostadas de diente de león se pueden transformar en infusión o tisana, y se pueden mezclar con otras hierbas para potenciar sus efectos digestivos y hepatoprotectores.

Remedios herbales y suplementos

  • Tintura. La planta de diente de león puede sumergirse, con hojas, tallo y raíces, en una solución de alcohol neutro, y guardarse en un gabinete oscuro durante aproximadamente un mes, a fin de extraer sus propiedades medicinales. Unas cuantas gotas de tintura de diente de león, diluidas en un vaso de agua, pueden usarse como tónico para el hígado y la vesícula biliar. Esta preparación no se recomienda durante el embarazo.

  • Cápsulas. Con el fin de aprovechar al máximo las propiedades hepatoprotectoras y diuréticas del diente de león, las raíces secas y molidas pueden insertarse en cápsulas de gelatina para tomarse por vía oral en dosis medicinales.

Dónde comprar diente de león

Formas naturales

El diente de león crece salvaje en todo el mundo y, para muchos, encontrar esta planta puede ser tan simple como dar un paseo por el parque o el jardín. Su temporada de crecimiento dura toda la primavera y el verano, ya que puede tolerar una amplia gama de temperaturas. Esta hierba difícilmente puede encontrarse en supermercados; sin embargo, tanto las tiendas de salud especializadas como los minoristas en línea ofrecen raíces y hojas secas de diente de león durante todo el año.

Remedios herbales y suplementos

Las tiendas de salud especializadas y minoristas en línea almacenan suplementos de diente de león con remedios herbales. La variedad más amplia se puede encontrar en línea donde pueden compararse precios, formas y concentraciones para obtener los mejores resultados.

Cómo cultivar diente de león

Muchos optan por eliminar el diente de león de los jardines, pero aquellos que desean cultivar la hierba tienen muy pocos problemas para hacerlo.

Instrucciones de cultivo

  • El diente de león puede soportar temperaturas bajas de hasta -38°F (-39°C) por cortos periodos.

  • Es aconsejable plantar las semillas de diente de león a comienzos de la primavera, ya que temperaturas más bajas al incicio de la germinación producen mayor cantidad de flores más adelante.

  • Un suelo con adecuado nivel de humedad es el único componente verdaderamente clave, ya que la exposición a la luz y los niveles de pH son poco relevantes para el éxito de la planta de diente de león.

Información adicional

Taxonomía del diente de león

La raíz primaria no ramificada del diente de león puede producir más de diez tallos de color verde púrpura, que crecen hasta 27 pulgadas (70 cm) de alto en condiciones adecuadas, aunque generalmente oscilan entre 2 y 16 pulgadas (5 - 40 cm) de altura. Las hojas de bordes irregulares y las esporas radiantes amarillas y blancas de cada flor dan a la hierba su forma conocida.

  • Clasificación

    El diente de león (Taraxacum officinale) es un miembro de la familia Asteraceae, junto con otras 23,000 especies, entre las que se incluyen la alcachofa (Cynara cardunculus), la manzanilla (Matricaria chamomilla), la lechuga (Lactuca sativa) y tagetes (Tagetes erecta).

  • Variedades y subespecies de diente de león

    La taxonomía del diente de león es inusualmente complicada, ya que sus métodos reproductivos no se comprenden completamente. Existen innumerables subespecies y microespecies en todo el mundo, con aproximadamente 70 reconocidas solo en Alemania. Las tres subespecies más comúnmente cultivadas son 'diente de león áspero', 'diente de león errante', y 'diente de león común', que difieren ligeramente en sus respectivas regiones nativas.

Información histórica

¿Sabías?

El nombre botánico del diente de león, Taraxacum, proviene del árabe tarakshaqum, que se traduce como "hierba amarga." Además de diente de león, esta hierba es conocida como amargón, meacamas, y taraxaco, entre otros nombres populares.

En sus regiones nativas, el diente de león se ha cultivado durante siglos para su uso en la medicina herbal.

La historia del uso medicinal del diente de león recorre desde las tradiciones ayurvédicas de la India hasta las tribus nativas americanas del continente americano, aunque los primeros registros históricos de esta hierba datan de los siglos X y XI, en el Medio Oriente. En Francia, esta hierba amarga despertó interés culinario, siendo incluso utilizada para hacer vino.

Datos económicos

Dada la ubicuidad del diente de león alrededor del mundo, no existe demanda comercial para su cultivo. Esta planta puede crecer prácticamente en cualquier terreno y más de 70 millones de toneladas de herbicidas se aplican a jardines y espacios públicos cada año en un intento de frenar su propagación. Sin embargo, la investigación moderna ha descubierto que las raíces de cierta cepa rusa de diente de león se pueden convertir en caucho y tienen gran potencial para reemplazar, en el futuro, el uso de combustibles fósiles para la producción de este material, que actualmente es altamente contaminante y representa un costo de más de $ 50.4 billones de dólares anuales a nivel mundial.

Otros usos del diente de león

  • Tinte. De las flores de diente de león se extraen colorantes naturales de tonos amarillos y verdes.

  • Repelente. El látex de los tallos de diente de león puede usarse como repelente de mosquitos.

  • Neumáticos. Se está estudiando la posibilidad de utilizar el látex de esta planta (una sustancia parecida al caucho) para la fabricación de neumáticos de automóviles, aunque los suministros todavía son limitados.

Bibliografía

Beneficios del diente de león