Guiso de frijoles blancos con tomate

Actualizado: 23 junio, 2021

Guiso de frijoles blancos con tomate
Información general
  • Entradas
  • Salado
  • 1 hora 32 minutos
  • Vegana
  • Gluten-Free
  • 8 porciones

Ingredientes

  • Frijoles
    Frijoles
  • Ajo
    Ajo
  • Tomate
    Tomate
  • Cebolla
    Cebolla
  • Sal
    Sal
  • Laurel
    Laurel
  • Azúcar morena
    Azúcar morena
  • Aceite de oliva
    Aceite de oliva
  • 2 tazas de Frijoles (blancos, secos)
  • 2 dientes de Ajo (picados)
  • 28 onzas de Tomate (pelado, en lata)
  • 1 Cebolla
  • Sal (al gusto)
  • 1 Laurel (en hoja)
  • 1 cucharadita de Comino (molido)
  • Pimienta negra (al gusto)
  • 1 cucharadita de Azúcar morena
  • 2 cucharadas de Aceite de oliva

Instrucciones

Los frijoles están entre las legumbres más nutritivas, y se recomiendan especialmente a personas que llevan dietas veganas o vegetarianas. Ofrecen proteínas, fibra, magnesio y vitaminas B, mientras que los tomates agregan potasio y vitaminas A y K.

Esta receta de frijoles blancos guisados con tomate no solo proporciona saciedad por horas, previniendo los antojos entre comidas, sino que también aporta nutrientes clave que ayudan a reducir la presión arterial, regular los niveles de azúcar y proteger contra las enfermedades cardiovasculares.

  1. Remojar los frijoles durante la noche. Al día siguiente, escurrirlos y colocarlos en una olla con laurel. Cubrir con 3-4 pulgadas de agua y cocinar hasta que estén tiernos. Escurrir y reservar.(1 hora)
  2. Triturar los tomates con un pasapuré.(2 minutos)
  3. En otra olla, sofreír la cebolla hasta que esté transparente. Agregar el ajo y cocinar por un minuto más.(5 minutos)
  4. Agregar los tomates triturados a la olla, mezclar y dejar hervir.(5 minutos)
  5. Agregar los frijoles y cocinar a fuego lento el guiso durante unos 20 minutos o hasta que la salsa espese. Se puede triturar aproximadamente ¼ de taza del guiso con el tenedor para espesarlo un poco más. Agregar sal, pimienta, azúcar morena y comino. ¡Disfrutar!(20 minutos)

Puede comer este guiso de frijoles blancos con tomate solo, junto con pan crujiente o como guarnición.