Ajo

El ajo, presente en casi todas las cocinas del mundo desde la antigüedad, también es un potente antibiótico y regulador del colesterol. Obtenga más información sobre su historia, características y usos.

Datos verificados

Por el Equipo Editorial de HerbaZest | Actualizado: 12 julio, 2021

Ajo
Información general
  • Nombres comunes Ajo
  • Nombre en MTC Da suan
  • Nombre en Ayurveda Rashona
  • Nombre científico Allium Sativum
  • Tipo de planta Vegetal
  • Región nativa Asia
  • Principales productores China
  • Principal uso económico Industria alimentaria, Alimenticio, Industria farmacéutica
  • Grupos alimenticios Frutas y vegetales
  • Parte más utilizada Bulbo (rizoma)

El ajo, una hierba perenne originaria de Asia Central, ha sido uno de los condimentos más populares durante siglos. De hecho, fue uno de los primeros cultivos de la civilización, y los rastros de su presencia en la dieta datan de hace 5000 años. Se cree que sus usos medicinales son igualmente antiguos, como se menciona en documentos médicos que se remontan a Babilonia y el Antiguo Egipto, donde figura como tratamiento para heridas o infecciones, y como alimento básico para aumentar el vigor. Desde entonces, diferentes ramas de la medicina tradicional y estudios científicos han destacado los beneficios del ajo como agente antibiótico, estimulante de la inmunidad y regulador de la presión arterial.

Ajo: Propiedades medicinales

Datos básicos
  • Acción medicinal Antimicrobiana, Cardioprotectora
  • Principios activos Alicina, ajoeno
  • Formas de consumo Cápsulas, Alimento, Tintura, Cataplasma, Polvo, Jarabe, Aceite esencial, Seco
  • Calificación medicinal (5) Gran valor medicinal
  • Calificación de seguridad Segura

Beneficios del ajo

El ajo es una de las hierbas medicinales más utilizadas y mejor investigadas. Se han realizado miles de estudios sobre el ajo y sus efectos sobre el sistema cardiovascular, las infecciones, el sistema respiratorio, el azúcar en sangre y más.

Las propiedades del ajo se utilizan tradicionalmente para:

  • Combatir infecciones respiratorias. Sus propiedades antibióticas lo hacen útil para las infecciones de garganta y la amigdalitis.
  • Reducir la presión sanguínea. Los compuestos aromáticos del ajo actúan en el cuerpo dilatando los vasos sanguíneos, además de mejorar  la circulación.
  • Tratar infecciones por hongos. El jugo de ajo fresco inhibe el crecimiento de hongos y se ha utilizado durante mucho tiempo como tratamiento tópico para la tiña inguinal y las infecciones fúngicas de la piel.

Además, muchos estudios recientes han demostrado otros beneficios del ajo, tales como:

  • Balancear el colesterol. El ajo tiene la capacidad de mejorar la función del hígado, que es clave para moderar los niveles saludables de colesterol y triglicéridos en el cuerpo.

  • Detener la aterosclerosis. El ajo tiene un efecto positivo para detener, y a veces incluso revertir, la aterosclerosis.

Cómo funciona

La mayoría de propiedades curativas del ajo provienen de sus compuestos sulfúricos, principalmente alicina y ajoeno1,2. La alicina, un compuesto orgánico de azufre, es el más potente, proporcionando al ajo su aroma distintivo y su acción antibacteriana y antifúngica. El ajoene, derivado de la alicina, también tiene una acción anticoagulante y reductora de lípidos.

Otros compuestos importantes que se encuentran en el ajo incluyen glucósidos, coenzima Q10, disulfuro de alil propilo, dialilo, trisulfuro y salilcisteína. Asimismo, a nivel nutricional, el ajo tiene grandes cantidades de vitamina C, potasio y fósforo.

La alicina es capaz de inhibir completamente la síntesis de ARN, lo que dificulta la reproducción de virus y bacterias. Cuando se combina con ajoeno, reduce el contenido de lípidos en las paredes arteriales, lo que hace que los depósitos de LDL, o "colesterol malo", se oxiden y excreten.

LA ALICINA PUEDE OBSTACULIZAR LA REPRODUCCIÓN BACTERIANA, LO QUE LA CONVIERTE EN UNA POTENTE ALTERNATIVA NATURAL A LOS ANTIBIÓTICOS.

La caléndula y el roble también poseen propiedades antimicrobianas, mientras que las aceitunas y el sacha inchi proporcionan similares beneficios cardioprotectores.

Efectos secundarios del ajo

El ajo se considera seguro para la mayoría de las personas cuando se consume por vía oral; sin embargo, puede causar mal aliento, sensación de ardor en la boca del  estómago, acidez, gases, náuseas, vómitos, olor corporal y diarrea. Estos efectos secundarios suelen empeorar cuando se come el ajo crudo.

Se ha informado de asma en personas que trabajan con ajo,  y es posible que se produzcan otras reacciones alérgicas en personas sensibles.

Precauciones del ajo

El ajo puede aumentar el riesgo de hemorragia. Las personas con trastornos hemorrágicos o que toman medicamentos anticoagulantes, así como las que están por someterse a una cirugía, deben evitar consumir esta hierba en dosis medicinales.

Los compuestos del ajo pueden causar inflamación gastrointestinal en personas que padecen el Síndrome del Intestino Irritable (SII), por lo que quienes siguen la dieta FODMAP deben evitar su consumo en alimentos o suplementos.

El ajo es generalmente seguro cuando se aplica sobre la piel. Se ha demostrado que los geles, pastas y enjuagues bucales que contienen ajo son seguros cuando se usan hasta tres meses. Sin embargo, la aplicación tópica de aceite esencial de ajo puede causar irritación en la piel de personas sensibles.

Remedios de Ajo
Propiedades y beneficios del ajo

Ajo: Información nutricional

El ajo no se suele consumir en grandes cantidades; sin embargo, proporciona una amplia gama de nutrientes que pueden contribuir a una dieta saludable.

Los dientes de ajo contienen una buena cantidad de manganeso, un mineral que es importante para el metabolismo de los carbohidratos y la absorción de calcio, así como para ayudar con la regulación del azúcar en sangre. También son una fuente adecuada de vitamina B6 (piridoxina), que juega un papel clave en el desarrollo y la función normal del cerebro, además de ayudar en la producción de serotonina y norepinefrina, dos hormonas que influyen en el estado de ánimo, junto con la melatonina, que ayuda a regular el reloj del cuerpo. Esta vitamina también es necesaria para la absorción adecuada de la vitamina B12, la producción de glóbulos rojos y la inmunidad.

Además, el ajo proporciona pequeñas cantidades de muchos otros nutrientes, principalmente vitaminas C (ácido ascórbico) y B1 (tiamina), así como minerales como el cobre y el selenio.

TRES DIENTES DE AJO (9 G) APORTAN 13 CALORÍAS Y EL 1% DEL VALOR DIARIO RECOMENDADO DE PROTEÍNAS, CARBOHIDRATOS Y FIBRA DIETÉTICA.
Información nutricional del ajo

Cómo consumir ajo

Datos básicos
  • Usos alimentarios Condimento
  • Sabor Aromático

La mayor concentración de alicina se encuentra en el diente de ajo crudo, que es un alimento básico en la mayoría de tradiciones culinarias alrededor del mundo. Sin embargo, dado que su sabor y olor son intensos, y considerados desagradables por muchos, se pueden utilizar varias preparaciones medicinales para diluir su potencia y enmascarar su aroma característico.

Formas naturales

  • Crudo. Los ajos son muy apreciados como potenciadores del sabor para carnes a la parrilla, guisos y muchas otras preparaciones. El consumo de diente de ajo en preparaciones culinarias es una excelente manera de aprovechar sus propiedades cardioprotectoras.

  • Seco. Con una vida útil más larga, el ajo seco tiene un sabor más suave y se puede usar de la misma manera que los bulbos crudos.

  • Encurtido. Los dientes de ajo a menudo se conservan y consumen de esta manera, frecuentemente combinados con otras hierbas. Este tipo de preparación suaviza la textura y el sabor del ajo, conservando sus propiedades medicinales.

  • Polvo. Los dientes de ajo secos se pueden encontrar finamente molidos, a menudo mezclados con sal y otras especias, para usos culinarios.

  • Cataplasma. A pesar de su fuerte olor, que puede resultar desagradable para muchos, la aplicación tópica de diente de ajo machacado es muy eficaz para tratar el acné, los forúnculos y la comida de los deportistas, así como para eliminar las verrugas.

Suplementos y remedios herbales

  • Aceite esencial. El aceite esencial de ajo ha demostrado ser eficaz para reducir la presión arterial y prevenir la formación de placa arterial.

  • Jarabe. Esta es una preparación popular para aliviar la tos y otros síntomas de la gripe. El sabor picante del ajo está enmascarado por la dulzura de este remedio herbal.

  • Tintura. Tres gotas de tintura de ajo diluidas en un vaso de agua tibia pueden ayudar a mantener alejada la gripe y tratar infecciones menores, así como a controlar los hongos.

  • Cápsulas. Este suplemento de ajo ampliamente preferido permite una ingesta diaria y se ha demostrado que reduce el colesterol y la presión arterial. Sin embargo, la acción antibiótica del ajo es mínima en forma de cápsulas.

Cómo consumir ajo

Dónde comprar ajo

Datos básicos
  • Dónde comprar Supermercados, Grandes minoristas en línea, Mercados de agricultores, Tiendas de salud especializadas, Tiendas de hierbas en línea, Tienda local de hierbas, Mercados orgánicos, Tiendas de salud en línea

Formas naturales

El ajo crudo, ya sea entero o pelado, es fácil de encontrar en la mayoría de las tiendas de comestibles o mercados locales de todo el mundo. En los EE. UU., el tipo de ajo más disponible es el ajo de cuello blando. Gracias al regreso de los mercados de agricultores y al surgimiento de la comida lenta y la cocina casera como filosofías de la alimentación, cada vez es más fácil encontrar otras variedades gourmet de ajo, como los cultivares rojo, morado o criollo, aunque su producción sigue siendo mayoritariamente una asunto a pequeña escala.

Los productos culinarios, como el aceite de oliva con infusión de ajo, la mantequilla o los productos en escabeche, especialmente si están hechos a mano, también son relativamente fáciles de encontrar ahora en la mayoría de supermercados y también a través de minoristas en línea.

EXISTEN  MÁS DE 300 TIPOS DE AJO, PERO EL MÁS FÁCIL DE ENCONTRAR EN CUALQUIER MERCADO ES EL AJO DE CUELLO BLANDO.

Suplementos y remedios herbales

Los suplementos de ajo se encuentran hoy en día en la mayoría de  tiendas de salud especializadas, y existe una amplia variedad de opciones disponibles a través de minoristas en línea. Cada marca de suplemento de ajo puede venir con diferentes concentraciones, aunque son abrumadoramente más comunes en forma de cápsulas y tabletas.

Cómo cultivar ajo

Datos básicos
  • Ciclo de vida Anual
  • Partes cosechadas Raíz, Rizoma, Bulbo
  • Requerimientos de luz Pleno sol
  • Tipo de suelo Arenoso, Franco, Bien drenado
  • pH del suelo 6.1 – 6.5 (Ligeramente ácido), 6.6 – 7.3 (Neutral), 7.4 – 7.8 (Ligeramente alcalino)
  • Hábitat de crecimiento Regiones de clima frío templado
  • Época de siembra Despúes de la última helada
  • Espacio entre plantas 0.1 m (0.30 ft)
  • Tiempo de crecimiento 8 meses
  • Técnicas de propagación Bulbos y cormos

El ajo es una planta anual, y aunque se ha demostrado que es muy adaptable, requiere de unas condiciones específicas para alcanzar su máximo potencial, asemejándose en su mayoría al suelo y al medio ambiente típico de su hábitat natural.

Pautas de crecimiento

  • Los bulbos de ajo requieren pleno sol y temperaturas inferiores a 59 ° F (15 ° C) para crecer, y generalmente se plantan en el otoño.

  • El ajo crece mejor cuando se planta en un suelo rico en nutrientes, previamente tratado con estiércol, y prefiere suelos de drenaje libre.

  • Los dientes individuales se plantan a una distancia de 4 a 6 pulgadas (10 a 15 cm), con la punta hacia arriba, de 1,5 a 2 pulgadas (3,8 a 5 cm) de profundidad. En la primavera, empezarán a aparecer brotes verdes.

  • Una vez que brota, al ajo le gusta tener aproximadamente una pulgada (24 mm) de humedad a la semana.

  • Para junio, los brotes de la flor de ajo saldrán del centro de las hojas. Estos tallos con flores se llaman paisajes. Para obtener un buen bulbo grande, los paisajes deben cosecharse antes de que florezcan.

  • Cuando dos tercios de las hojas son amarillas o marrones, los clavos se pueden desenterrar suavemente.

Información adicional

Datos básicos
  • Otros usos Desinfectante, Fungicida, Repelente

Taxonomía del ajo

El ajo es una planta perenne, más comúnmente cultivada como anual, y sus hojas estrechas y planas crecen hasta aproximadamente 15 a 18 pulgadas (38 a 46 cm) de altura. Es similar a la cebolla, pero produce un grupo de bulbos pequeños, llamados "dientes", todos encerrados en escamas finas como el papel, en lugar de en un solo bulbo.

  • Clasificación

    El ajo, o Allium sativum, es un miembro de la familia Amaryllidaceae, que contiene plantas herbáceas con flores, e incluye aproximadamente 1600 especies.

    El ajo también es miembro de la subfamilia Allioideae, que se caracteriza por su producción de compuestos de sulfuro de alilo, que dan a sus miembros, como la cebolla (Allium cepa), el cebollín (Allium schoenoprasum) y el puerro (Allium ampeloprasum) su característico olor, que también está relacionado con sus propiedades medicinales y culinarias.

  • Variedades y subespecies de ajo

    A lo largo de la historia, se han cultivado diferentes subespecies y variedades de ajo mediante cría selectiva en diferentes regiones del mundo. Las dos principales variedades son el ajo de cuello duro, que se caracteriza por tener menos dientes, pero más grandes, y el ajo de cuello blando, más popular, que tiene dientes más pequeños pero es más fácil de cultivar.

Información histórica

El consenso científico es que el ajo silvestre se originó en Asia Central, en algún lugar entre el Este de Europa y el Oeste de Rusia, y fue cultivado para seminómadas hace más de 10,000 años. El ajo se extendió a través de la ruta comercial entre China y el Mediterráneo, y luego se introdujo en Egipto, el Mediterráneo y la India hace unos 5000 años.

Un papiro médico egipcio que data de aproximadamente 1500 a.E.C. enumera 22 recetas de ajo para quejas como dolores de cabeza y trastornos de garganta, y también se han encontrado registros de consumo extensivo del ajo en escritos antiguos, tanto griegos como romanos.

Datos económicos

El ajo es la segunda planta más consumida del género Allium en todo el mundo. Es un componente importante en muchas cocinas, donde se usa principalmente como especia pero también como verdura fresca. Se produce en todo el mundo, con aproximadamente 2,5 millones de acres de tierra dedicados a su producción. El mayor productor mundial de ajo es China, y se estima que, en 2011, la producción mundial de ajo tuvo un valor de aproximadamente cuatro mil millones de dólares americanos (USD).

Creencias populares

Los ajos se usan en todo el hemisferio norte como ingrediente culinario y panacea medicinal, aunque generan diversas respuestas en las personas: quienes entran en contacto con el ajo a menudo lo aman o sienten repulsión por él. Se ha dicho que el ajo ahuyenta a los vampiros, neutraliza los hechizos malignos y repele la mala energía.

Otros usos

  • Jardinería. Los ajos crudos pueden actuar como un excelente repelente de mosquitos y como base para pesticidas naturales, mezclados con

  • Control de plagas. El ajo también se usa para el control de plagas, tanto en el ganado como en las mascotas domésticas, frotando los dientes en la piel del animal.

  • Pesca. En determinadas regiones, el ajo también se ha utilizado como cebo para la lubina o la trucha.

Fuentes

  • Allium Crop Science: Recent Advances, p. 102
  • Essential Oil Safety – E-Book: A Guide for Health Care Professionals, p. 291
  • Purdue University, Garlic
  • Traditional Chinese Medicine, p. 9-10
  • University of Illinois, Garlic
  • Vegetables, p. 350
  • Encyclopedia of Herbal Medicine, pp. 23, 28, 49, 59, 286
  • Medicinal Plants of the World, p. 39
  • Garlic and Other Alliums
  • The Complete Book of Garlic

Notas a pie de página:

  1. PLoS One. (2014). Garlic Revisited: Antimicrobial Activity of Allicin-Containing Garlic Extracts against Burkholderia cepacia Complex. Retrieved March 11, 2021, from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4249831/
  2. Experimental and Terapeutic Medicin. (2020). Antimicrobial properties of hydrophobic compounds in garlic: Allicin, vinyldithiin, ajoene and diallyl polysulfides. Retrieved March 11, 2021, from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6966194/