Los mejores ingredientes para un protector solar casero

Por Fiorella M. | Actualizado: 12 junio, 2020

Los mejores ingredientes para un protector solar casero
¿Sabías qué?

Las hierbas con altos niveles de factor de protección solar (FPS) también tienen excelentes propiedades humectantes para la piel.

El cuidado de la piel es de vital importancia a cualquier edad. La exposición prolongada a la radiación solar sin protección adecuada puede aumentar drásticamente el riesgo de contraer afecciones graves, como cáncer. El uso de un efectivo bloqueador solar es parte esencial de la protección de la piel, pero puede ser costoso y contener químicos que irritan pieles sensibles. Afortunadamente, existen ingredientes naturales capaces de filtrar los dañinos rayos ultravioleta, y pueden usarse para crear un protector solar casero. Sigue leyendo para saber qué ingredientes herbales tienen el factor de protección solar (FPS) más alto, a fin de evitar un gasto innecesario en bloqueadores solares caros y artificiales.

1. Aceite de semillas de frambuesa

Existen diferentes tipos de radiación solar, pero los que más afectan a los seres humanos son dos: UVA y UVB. Los rayos UVB permiten que la piel absorba la vitamina D, pero también broncean la piel y pueden causar quemaduras superficiales, mientras que los rayos UVA penetran más profundamente y pueden provocar daños a largo plazo. El aceite de semilla de frambuesa puede proteger la piel de ambos tipos de radiación, por lo que es uno de los mejores ingredientes para un protector solar casero. Sus altos niveles de minerales y compuestos antioxidantes no solo protegen la piel del sol, sino que también pueden ser útiles para tratar afecciones dermatológicas, tales como psoriasis y eccema.

2. Aceite de zanahoria

También utilizado como antiséptico, el aceite de zanahoria tiene un considerable factor de protección solar (FPS), que protege la piel de la radiación UVB. Sus antioxidantes neutralizan la actividad de los radicales libres que ocurre como resultado de la exposición al sol, lo que los convierte en un ingrediente invaluable para cualquier producto de protección de la piel. De hecho, los mismos antioxidantes que le dan a algunas plantas un tono rojizo es lo que las protege de la radiación solar.

3. Aceite de girasol

El aceite de girasol contiene betacaroteno, un compuesto que el cuerpo humano transforma en vitamina A y tiene propiedades antioxidantes. Al igual que el aceite de zanahoria, el de girasol es abundante vitamina E, conocida por su función antioxidante y por ser un conservante natural, ideal para la regeneración de la piel.

4. Manteca de karité

La manteca de karité, que se deriva del árbol de karité, tiene un alto FPS y puede beneficiar a la piel gracias a sus ingredientes curativos e hidratantes. Es un excelente ingrediente natural para un protector solar casero, y se usa a menudo en cosméticos y protectores solares comerciales por su FPS y su suave aroma.

5. Aceite de germen de trigo

El aceite de germen de trigo es rico en vitaminas E, K y B. Neutraliza los radicales libres y protege la piel de los rayos UVB, a la vez que agrega un efecto hidratante a un bloqueador solar casero para una salud óptima de la piel.

6. Óxido de zinc (ZnO)

El compuesto mineral óxido de zinc (disponible en polvo), aplicado de forma externa, protege la piel de los rayos UV y UVB. Las hierbas mencionadas anteriormente, con la excepción del aceite de frambuesa, no resguardan la piel de los rayos UV, que se infiltran profundamente. Por ello, los mejores ingredientes naturales para un protector solar casero son los aceites de zanahoria, girasol, karité o germen de trigo, combinados con óxido de zinc para garantizar una protección completa contra la radiación.

Es importante tener en cuenta que estas hierbas pierden sus propiedades medicinales con el tiempo, por lo que una vez que haya preparado su protector solar casero, úselo por unas pocas semanas. Al comprar aceites herbales, puede ser difícil identificar el FPS exacto, ya que depende de la concentración de componentes activos en la hierba y del aceite que se use. Recuerde que los protectores solares deben aplicarse 15 minutos antes de la exposición al sol para permitir que la piel los absorba, y deben aplicarse nuevamente al menos cada dos horas.